Imago

Hay palabras que convierto en fetiches.
Las encuentro en un determinado momento, me las guardo en un bosillo -como el que se lleva una concha a casa después de un día de playa...- y luego, de vez en cuando, las saco pasear y las paladeo porque suenan bonito, o dedico un buen rato a pensar en su significado, o en su etimología... (un poco freak yo... sí, qué le vamos a hacer...)

( La imagen nos llega desde aquí, vía Pinterest)

Recuerdo perfectamente el día que descubrí la palabra "imago" . Tenía 14 años y estaba leyendo a escondidas Nosotras que no somos como las demás, de Lucía Etxebarria, porque mi madre me lo había prohibido expresamente; es un libro que a día de hoy aún releo de vez en cuando y tiene pasajes que nunca dejan de impactarme.
El relato que llevaba mi palabra mágica por título le daba un significado especial al término: para la autora imago es el concepto que define al hombre ideal, es un collage hecho con los rasgos que inconscientemente buscamos en ÉL. Un buen día nos paramos a pensarlo y todos nuestros hombres han sido muy altos, o muy tímidos, o un poco salvajes... y  en ese momento dibujamos nuestro imago.

Es una idea en la que me recreo de vez en cuando, jugueteo con ella y con mi composición: le quito un poquito de dulce, le añado unas cuantas burbujas... Ayer me di de bruces con dos hombres interesantes y sazoné una vez más el poutpurri:


ÉL tiene que tener facilidad de palabra, resultar canalla y encantador y dejarme boquiabierta con su habilidad para expresar cosas complejas con palabras sencillas y cosas sencillas con palabras complejas. Tiene que parecerse muy mucho al autor de Manual de un Buen Vividor.

(Y si de paso se parece a cualquiera de estos tres hombres bellos ¡mucho mejor!) ;)

ÉL tiene que saber darme un reflejo limpio de mí misma, tiene que resultar sincero y comprensivo. Y tiene que conseguir que esté cómoda, muy cómoda... como si me hubiera hecho un ovillo en el sofá con el pelo recogido y sin maquillaje. En esas cosas tiene que parecerse a G. , que anoche me ofrecía "hugs, adrenaline, gin tonic..." antes de ir a dormir.

(Las personas de las que nos rodeamos siempre terminan siendo espejos)
(La imagen llega desde aquí, vía Pinterest.)

¡Un brindis por los hombres de nuestra vida y feliz miércoles!

6 comentarios:

  1. Brindo por los hombres de nuestra vida!
    Qué afortunada encontrar semejantes ejemplares en tan poco tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadas las que ya han encontrado al hombre que encarna su imago, querida!! ;)

      Eliminar
  2. yo tambien conoci ayer al autor de manual de un buen vividor!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En persona?? Que me muero de envidia!! Yo sólo con encontrármelo en la red empecé a levitar... si me lo plantan delante me caigo de culo!! jajaja (^_^) Mil gracias por leer y comentar!!!

      Eliminar
  3. Yo encontre a mi imago....no conocia la palabra. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por aquí y comentar!! =)

      Eliminar